Al Amor de mi vida: Nuestros aguaceros

Este paso de huracán arremetió con fuerza en mis entrañas. El reencuentro reciente con nuestras fotos, tus cartas, tus tarjetas, tu amor en imágenes que ya no serán jamás. Maldita sea la fuerza con la que este cielo gris me lleva a esos años.

La exaltación que se nos desataba ante un cielo nublado. Los mensajitos donde vaticinábamos las veces que nos amaríamos. Según la intensidad del aguacero… Era nuestro código mojado. Nuestra alarma de encuentro. El edificio vibraba y tú en tu escritorio varios pisos sobre el mío, me imaginabas desnuda entre tus brazos a plenas 3 de la tarde.

Alguna vez llegamos a escaparnos a mediodía. Eran las ansias de mis 25 años. Era una mujer joven que tenía al hombre de sus sueños a sus pies, pero no completamente suyo. Esa estaca que no impedía que mis sentimientos se multiplicaran exponencialmente cada vez que derramabas todo tu amor dentro mío.

Las gotas en el cristal me llevan lejos y me arrinconan en esa pena que parece que desaparece pero que siempre regresa.

Mi duelo recurrente a tu ausencia. El canto desgarrado de mis ganas de preguntarte si es que has decidido que no volvamos a hablar nunca más.

Me ahogo y lentamente comienzo a respirar de nuevo. Escucho nuestras canciones, traigo todo lo bueno. Sonrío con melancolía en la certeza de que desaté emociones que tu piel, antes de mí, jamás soñó. Que te tomé de la mano, y le mostré a tu cuerpo de qué era capaz. Que volamos. Que nuestras almas se fundían junto con nuestro cuerpo y era amor, era amor de ese irrepetible, único, total y absoluto.

Esta vez no te llamaré. Lo difiero. Ya veremos qué pasa en la próxima tormenta. 


Comentarios

Me encanta tu manera sutilmente sensual de narrar las historias. tengo un escrito para ti que te enviare mas adelante. un fiel lector de tus HISTORIAS MAS QUE PELIGROSAS ENCANTADORAS... Exitos...
Sent on 18/07/2016


Envía un comentario

Tu nombre:

Tu email:

Comentario: