Al Amor de Mi Vida: La respuesta

Me quedé con esa pregunta  pendiente. Una pregunta, no precisamente formulada, pero de algún modo enunciada. Esa donde te cuestionabas sobre si ese nuevo “estar cerca” que tanto aclamaba yo, me hacía más bien que mal o viceversa.

La verdad es una pregunta que ha ameritado hacer contacto con lo más profundo de mi ser, para poder obtener una respuesta satisfactoria, y sobre todo, sincera. La impresión superficial es que todo es demasiado fácil, pero lo cierto es que ha sido todo menos fácil llegar hasta aquí.

Desde esta silla cómoda que va forjando la madurez, me permito sentarme y mirar todo, desde su inicio voraz, hasta ahora… donde puedo decir que se aprecia la esencia de este sentimiento que lejos de extinguirse, lo único que ha hecho es madurar, evolucionar y crecer. Toda vez que he aceptado que el amor llega esa vez en la vida, y aún si las circunstancias no le permiten desarrollarse en su dimensión práctica, no puede evitar Ser, mientras sea sentido, eternamente Será, otra cosa es cómo será conjugado.

Es como la balanza que se inclina hacia lo menos doloroso. Hacia aquello que como todo lo importante en la vida, tiene sinsabores y alegrías, pero que ya se cuenta con las herramientas para acomodarlo, y convivir con ello de una forma llevadera, que le permita perpetuarse en el tiempo, que se mantenga tibia como una reserva vital que nos dé oxígeno cuando nos asfixie la existencia.

En resumen, me haces bien. Tu presencia posible, accesible, me hace una mejor persona. Cuando estás, una luz pura ilumina mis sombras y mi corazón siente que está en su lugar. No importa cuánto tiempo pase entre un encuentro y otro, no importa que parezcan meses eternos o años… Ya sabemos que el tiempo no gira de la misma forma para nosotros, que lo que forjamos fue de una madera firme que echó sus propias raíces.

Más allá de ti y de mí, y nuestras inútiles voluntades, nuestro amor crece y florece, sobrevive huracanes… se ondea cambiando y renovando sus hojas. En cada otoño ha hecho el ejercicio de entender el dolor de sus hojas caídas y en el proceso de crecimiento de las nuevas, aprender, entender, recolocar… hasta que brota… hasta que ha vuelto a brotar, incansablemente, el retoño que reanuda la vida. Ese que vuelve a imponerse a los malentendidos, a las palabras que tanto dolieron, a los silencios lacerantes.

Verte es sentir que el tiempo no ha pasado. Que tenemos veinte y tantos, y que pasas a verme entre una diligencia de sábado y otra, y conversamos, y nos damos besos en la mejilla, y no hablamos de nada que implique otra cosa, pero está la cosa flotando, y ahí está y estará y la vida sabrá cómo evoluciona.

Mi vida, mi rasgada y renovada vida, te necesita en ella. Presente, mío. Mi vida, la de la mujer que ahora añora estar en casa, y que es feliz de una manera más sosegada, que entiende la existencia como algo que hay que honrar con la coherencia de un destino donde nos hayamos comprendido y perdonado y nos amemos, activamente.

Quiero… regalarte el tiempo de estos años de mi juventud madura… quiero aliviar los nudos de tu espalda, escuchar tus problemas, celebrar tus pendejadas… quiero estar cerca cuando llegue el dolor, la pérdida, para el abrazo cálido, para el consuelo que da el corazón amante de una mujer… Quiero estar para que seas testigo de mi vida, para que me respondas preguntas sobre los temas que no domino y te rías conmigo de esas locuras que te conquistaron y te hicieron amarme a pesar de ser probablemente la antítesis de todo lo que pudiste haber programado como sujeto de tu amor en tu vida.

Quiero verte envejecer y ser consciente de tu paso por la vida, de tus preocupaciones más íntimas… Quiero amarte de esa manera superior que no espera nada, ni cuestiona nada… Esa cuya felicidad está en dar, en darte, ese amor que es todo tuyo y que de otra forma… me mataría ahogando mi garganta.

Mi respuesta me llena de paz. Todos estos años de lucha solo han conseguido demostrar que no se puede luchar contra los designios del corazón. La pregunta ahora sería ¿qué te está pasando a ti? Si esta mujer que vez te hace sentir orgulloso. Si te gusta, si disfrutas, si vale la pena, si te crees capaz… Si quieres que permanezca a tu vera.


Comentarios

Excelente me encanto....
Sent on 27/12/2015

Es hermoso entender en Tu respuesta, que has experimentado que en La Vida aparecen varios caminos que nos indican la dirección que buscamos; pero que El camino Real es el que siempre nos indico nuestro Corazón y nuestros Sentimientos!!!!!!Se toma el Camino errado y luego se padece por el error cometido y Por gracia Divina, La ilusión deja Ver La Realidad. A Mi me ha pasado que siempre has estado en Mis pensamientos, que me gustaría volver contigo, Se que lo disfrutaría, pero necesito de Tu presencia para sentir Tus Vibraciones y percibir Tu Amor y Pasión, para poder contestar las demás preguntas estando frente a Ti. Las letras son sinceras, pero nunca suplantaran la realidad de Las Vibraciones y las perseciones de nuestros Sentidos purificados. Por eso Te invito a sentir las Mías cuando Te sientas que estas Lista. Que Te parece al comenzar El nuevo ano ???
Sent on 27/12/2015


Envía un comentario

Tu nombre:

Tu email:

Comentario: