Relaciones peligrosas

La persona que soy ahora

Publicado el 1 de Mayo en Relaciones peligrosas | 1 Comentario

Si un día te descubres teniendo un destello de lucidez en medio del ritual repetitivo y lastimoso de la autocompasión victimizada que te dice con frialdad: “si fuera yo no me enamoraría de la persona que soy en este momento”, despierta.

Dicen que volver a cerrar los ojos luego de haber visto es bastante peor que no haberlos abierto nunca. Si en medio de los patéticos “nadie me quiere”, “por qué yo”, “todo el mundo va teniendo pareja menos yo”, “qué pasa conmigo” ,“por qué  mi pareja no me hace feliz”… que no llevan más que a profundizar el hoyo por donde se va yendo la vida, la energía y las posibilidades de acción, algo dentro reacciona, un dejo de valentía y objetividad se alza y logra hacer  insight tan poderoso como ese, no es para que arruguemos la cara en la almohada y nos lloremos como si viéramos pasar por delante nuestro propio funeral, sino para que podamos asumir que algo puede que esté yendo muy mal con nosotros.



#EllosyEllas: Hombres“desatendidos” versus mujeres insatisfechas

Publicado el 25 de Octubre en Relaciones peligrosas | Sin comentarios

El mundo está lleno de esposos y esposas que transcurren juntos arrastrando sus pedazos. Como unidos en la voluntad de permanecer, abrazan a sus hijos y mantienen contra viento y marea ese concepto de hogar, que es tan absurdamente fundamental para los seres humanos funcionar.

Escucho el clamor de ellos. Se declaran “desatendidos”, reclaman a esa chica Cosmo que sea independiente pero que tenga ese toque tradicional de estar pendiente de ellos. Son del tipo… que su comida esté bien puesta, aunque ella solo preste su “supervisión”, pero que ellos no tengan que pensar en eso.

Extrañan a una amante dispuesta que conecte con su apetito sexual. La naturaleza manda. De pronto parecen adolescentes cuando les pasa una mujer sexy. Se evidencia su hambruna. Envidian a todo el que aparenta llevar una vida sexual movida, y muchas veces –no siempre- la cosa llega a los cuernos.

Y resulta que ellas tienen su propia cantaleta. Algunas se quejan de que la rutina envuelve su vida. Su marido no hace nada por lucir atractivo, y lo más grave: no la conquista, no la piropea, no la seduce. Una mujer necesita sentirse deseada, repito. 



Atreverse a construir un DE AQUÍ EN ADELANTE...

Publicado el 19 de Septiembre en Relaciones peligrosas | Sin comentarios

En el mundo de los disfuncionales románticos existe un código que raras veces se viola. Hay como un destino en el que conocemos a alguien a quien otorgamos el título de “bueno”, y entonces resulta que aunque vemos más que luces, centellas, nos hacemos los locos y dibujamos el cuadro a imagen y semejanza de lo que nos permita continuar.

Dicho de otro modo, nos engañamos. Se activa nuestro super héroe. Nos colocamos la capa y el cinturón dorado de Wonder Woman. Ahí estamos nosotras para transformar a ese hombre. Como no, amarlo como nunca lo han amado. Convertirlo en monógamo por amor. Y una cantidad de tonterías que nos animan a darlo todo… y nos destruyen.

Lo que sí es raro es cuando conoces a alguien que a todas luces tiene todas las cosas que en los otros no viste, resulta que te combina delicioso. Te sorprende que a pesar de ostentar un mundo y una intensidad vital que ronda la bacanal, se encuentren en alguna orilla del imaginario existencial y se comprendan.



La sombra imperdonable de las 50 Sombras

Publicado el 15 de en Relaciones peligrosas | 4 Comentarios

Como casi todas las cosas en la vida, sobre 50 Sombras probablemente dijimos apenas cuartas partes de lo que en realidad nos sucedió cuando leímos la trilogía.

Claro que aquí no hablo de aquellas que se dieron cuenta del truco y abandonaron la lectura a las pocas páginas. Esas que tampoco verán la película. Esas, digamos que están a salvo. Me refiero a todas las que sucumbimos ante la seguidilla implacable del best seller, y pasando por alto todas las señales, leímos hasta el desvelo, al menos las dos primeras partes. La tercera hay que decir que fue casi intragable y empalagosa para la mayoría.

Concomitantemente con la lectura, o luego de haberla terminado comenzaron las tertulias. Hablábamos, obvio, desde la superficie. Se escucharon nuestras voces cuando comentamos con las amigas sobre lo inverosímil que era todo: la juventud de Grey y sus millones hechos de forma honesta, de la inocencia de Anastasia y su escasa belleza y lo que había logrado provocar en él. En mi círculo de ese momento no faltaron comentarios sobre lo irritantemente mal escrito que estaba el libro con un vocabulario escaso, cosa absolutamente cierta pero que no ha impedido que haya vendido más que Harry Potter.  ¿Por qué?



Mi deseo

Publicado el 20 de Diciembre en Relaciones peligrosas | 1 Comentario

Tantos foros y tantas discusiones sobre tantas cosas, y pocos están buscando respuestas a lo que nos está pasando en temas de amor. El amor romántico… ese factor común a todos, porque a todos nos preocupa y nos ocupa pensar en la ausencia o presencia del amor en nuestras vidas. Todos estamos viendo lo mal que anda el tema y no parece llevarnos a sentarnos y preguntarnos qué nos está pasando. ¡Qué nos pasa!

Tenemos cuchumil chats para comunicarnos y lo que nos está pasando es que nos comunicamos fatal. Los hombres parece que se sienten demasiado cómodos con el hecho de no gastar sus minutos, o el automatismo de escribir sin la responsabilidad de escuchar el feedback inmediato del estado de ánimo de la otra persona, parece demasiado llevadero.

Y a mí al menos me pasa que el texto escrito me sigue pareciendo un simple complemento para puntuales circunstancias. Pero leer un “qué pasó”, o algo que amerite una conversación me parece mal educado, torpe, triste.



<<Anteriores